Menú Cerrar

Películas navideñas para pasar un mal rato en familia

La Navidad… esa época del año tan mágica, nostálgica y entrañable, que nos empalaga con buenos sentimientos y momentos únicos en familia. También nos aboca al consumismo, la borrachera intensa del cuñao’ de turno, y alguna que otra mala digestión que posiblemente acabe en gastroenteritis aguditis

Es tiempo de cine y mantita; cine navideño, que es un subgénero en sí mismo. La receta es muy sencilla, los elementos a tener en cuenta son: nieve, niños, un señor gordito (por no poner gordo) vestido de rojo, azúcar en cantidades industriales, uno o varios negacionistas, de esos que se llevan mal con su familia y no creen en Santa (que están tan de moda últimamente) y sobre todo, que la acción suceda en la preparación o durante dichas fechas tan señaladas. 

Cada año, como si se tratase de Bill Murray en ‘Groundhog day’ (1993, ‘Atrapado en el tiempo’ en España, ‘Hechizo del tiempo’ o ‘Día de la marmota’ en Hispanoamérica), leo los rankings de ‘Las mejores películas navideñas para ver en familia’, y me doy cuenta de que… ¡Son siempre las mismas! 

Solo cambia alguna nueva incorporación (por cierto, ‘Frozen’ no cuenta como peli navideña, y lo digo por los listillos que la incluyen, quedándose tan anchos. ¿Cómo dormís por las noches?). Mi humilde capacidad intelectual y yo nos hemos propuesto cambiar eso: 

Aquí va el ranking de…

¡Las películas navideñas para pasar un mal rato en familia! Empezamos.

Santa Claus conquista a los marcianos (1964)

Estamos ante el típico largometraje bizarro y divertido que sin querer queriendo se convierte en un clásico de culto. Posiblemente una de las peores películas navideñas de la historia y del cine en general, nada que envidiar a las dirigidas por Ed Wood. Un coctel explosivo que honra la expresión: no hay que mezclar churras con merinas. Por cierto esta película actualmente se encuentra en dominio público, ya que los responsables  no se “molestaron” a renovar sus derechos.

Noche de paz, noche de muerte (1984)

Convencional slasher navideño, el cual desarrolla los tópicos característicos del subgénero: asesino serial perturbado, jóvenes teniendo sexo, desnudos gratuitos, y aceptable dosis de sangre entre otras cosas. Fue una de las películas más controvertidas de la década de los ochenta ya que el asesino se vestía de Santa Claus. Durante su exhibición, era común ver gente protestando en la puerta de los cines, disgustados por ver a un personaje clásico y familiar en la representación de un asesino.

Elves (1989)

Si tuviera que definir esta película en tres palabras escogería estas: Elfos, Nazis y Navidad. Añadimos hormonas juveniles en efervescencia y un héroe encarnado por un fracasado ex policía que trabaja de papa Noel. No damos cuenta que estamos ante otro claro ejemplo de la amplia producción ochentera de cine de serie B, serie Z o trash cinema (elijan ustedes la denominación más correcta). Un pésimo largometraje que sin duda alguna es mejor perder este título que encontrarlo.

Menudo Santa Claus (1996)

Hulk Hogan, el famoso ex luchador de pressing catch, encarna a un millonario amnésico que se cree santa Claus y que lucha contra un malvado científico para salvaguardar un orfanato. Débil comedia, considerada una de las peores películas de Navidad. Es la mejor opción si quieres que el pesado de tu cuñado se largue de tu casa lo más rápido posible. Te digo yo que no aguanta ni tres minutos, a no ser que no tenga criterio o sea un fanático del wrestling americano, entonces estas perdido.

Kirk Cameron’s Saving Christmas (2014)

Volvemos a estar frente otra película del club de las peores producciones de la historia del cine. Catalogada como una comedia panfleto/cristiana. La historia empieza con un discurso (a lo rey de España en navidad) de Kirk Cameron (Los problemas crecen), que romperá la cuarta pared y se dirigirá a la audiencia para explicarles toda la verdad, o mejor dicho su verdad sobre la Navidad. Un largometraje que sin ninguna clase de sentido del ridículo, aburrirá a propios y extraños.

Jack Frost (1998)

Esta película presenta a un muñeco de nieve particularmente tétrico y poseído por el espíritu de un hombre fallecido (Michael Keaton) La premisa de sus responsables, suponemos que era, contar una fábula sobre el valor de las relaciones familiares, el poder de los recuerdos y todas esas cosas. Pero cuando aparece el muñeco de nieve (nada que ver con Olaf) moviéndose por la pantalla, da un miedito que ríete tú de Viernes 13, Halloween o La matanza de Texas.

Krampus: The Christmas Devil (2013)

Película de corte amateur que parece rodada por amigotes de forma casera. La historia toma como referencia la leyenda del Krampus, un demonio de la Navidad que secuestra y castiga a los niños que se han portado mal durante el año. El krampus más que un demonio parece solo un degenerado con máscara y hasta san Nicolás (que aquí es su hermano) es malo. Las actuaciones son pésimas y la historia pierde completamente el rumbo a medida que avanza.

‘Un vecino con pocas luces’ (2006)

Uno puede dejarse llevar con nombres como Danny DeVito o Matthew Broderick para ver una película navideña como ésta, pero pronto uno se da cuenta del grave error que ha cometido. La idea hace aguas por todos lados y va casi en contra del espíritu navideño. Podría valer como competición absurda entre vecinos, pero ni siquiera existe con la suficiente fuerza para ello. La sensación final es la de haber visto una película sin ningún tipo de intención ni razón de ser.

Artículos relacionados

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A Contraplano.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Lucusvirtual.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

error: Contingut protegit | Contenido protegido | Content is protected
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad